Corazón

La mar de colores Corazón

Yo tengo el corazón contento ¿y tú?

Para dibujar corazones hay que poner el corazón y lo puse en el mismo centro para que cobrase todo su sentido la composición que lo rodea.

El corazón de este diseño, en su papel protagonista, posa en un intenso y llamativo color rojo que apenas y sólo de forma anecdótica vuelve a repetirse en los motivos que lo envuelven. Todas las demás figuras  le rinden homenaje y giran en torno a él, lo acompañan con su danza en un bonito juego de formas y colores y logran un resultado final que rebosa optimismo y alegría.

Resulta un diseño muy combinable, así que puedes lucirlo en  tus camisetas en blanco o negro,  en tus sudaderas o en tus bolsas y mochilas o si lo prefieres, sobre cojines cuadrados o rectangulares. Quedará estupendo en  habitaciones con ambientes sencillos, informales  y juveniles… y verás como si en el centro de todo brilla un bonito corazón cualquier cosa de su entorno respirará más alegría.